lunes, 12 de mayo de 2008

Tu Mirada


Al mirarte, pude ver algo en el cielo,
algo que mi corazón esperaba,
ese algo que en el fondo me da miedo
y que al fín encontré en tu mirada.

Tú me hablaste y tus palabras fueron hielo,
una lágrima en mi rostro reflejaba
esa rabia que del cielo me arrastraba
y de nuevo me ponía en un infierno.

Te pedí con mil besos que me amaras...
Rozaste mis labios en la distancia.
Ese frío que tu corazón emanaba,
me explicó que un nuevo amor lo llenaba.

Me maldije por haberte conocido,
pues la ira y el odio me cegaban.
Y aunque hoy el recuerdo está dormido,
solo puede despertarlo TU MIRADA.